RSS

Sistema digestivo humano

24 may

En el humano, el aparato digestivo consta de un conducto a lo largo del cual se disponen diversos órganos y estructuras, que son atravesados por el alimento durante su proceso de transformación, más las partes por las que pasa la porción sólida de los alimentos que es expulsada como desecho. Los constituyentes básicos del aparato digestivo humano son la boca, la faringe, el esófago, el intestino delgado y el intestino grueso, el hígado, el páncreas y la vesícula biliar. Las glándulas que segregan los jugos digestivos son las glándulas salivares y las glándulas gástricas.

La tarea del sistema digestivo es la descomposición física y química de la comida.

Toda la energía que necesita el cuerpo, así como las materias primas para el crecimiento y la reparación de las estructuras del cuerpo proceden de la comida y la bebida que ingerimos.

En el proceso de digestión encontramos las siguientes funciones:

  • Prueba de los alimentos mediante los sentidos del olfato y gusto
  • Trituración de los alimentos
  • Disolución en agua
  • Transporte de los alimentos triturados
  • Descomposición de los alimentos en sustancias simples con ayuda de enzimas digestivas
  • Absorción de las sustancias simples
  • Eliminación de los residuos no digeribles.

La boca conforma la apertura anterior del aparato digestivo y es la cavidad por la que penetra el alimento. La cavidad bucal queda delimitada por el paladar en la parte superior y la lengua. Esta última, se encarga de mezclar la saliva con el alimento, previamente triturado por los dientes y muelas.

La faringe es un conducto muscular membranoso que comunica la boca con el esófago. Su función es importante tanto en el sistema digestivo como en el respiratorio, por ello, pasan a través de el tanto aire como alimentos.

El esófago es el conducto que une la faringe con el estómago. Mide aproximadamente 25 cm de largo por 4 cm de diámetro y es un órgano muscular encargado de conseguir que el alimento pase desde la faringe hasta el estómago mediante contracciones musculares.

El estómago es un depósito que recibe los líquidos y los sólidos ingeridos que provienen del esófago. Se ubica a la izquierda del organismo, en la zona superior del abdomen. Tiene dos orificios: el cardias, que lo comunica con el esófago, y el píloro, que lo une al intestino delgado. Las paredes del estómago son musculosas y su interior se encuentra revestido de numerosas glándulas gástricas que segregan ácido clorhídrico y enzimas. La función de esas sustancias es favorecer la digestión de los alimentos y hacer que éstos adquieran consistencia líquida, para pasar al intestino delgado.

El intestino delgado es la parte más larga de todo el aparato digestivo, con una longitud de unos seis metros. Está formado por tres partes: Duodeno, Yeyuno e Íleon. Las principales funciones que desempeña el intestino delgado son el avance del alimento procedente del estómago, el desarrollo de la fase terminal de la digestión con jugos que segregan tanto sus propias glándulas como otras accesorias del hígado y páncreas, y por último, la absorción de los productos alimenticios que se liberan en la digestión para que pase a la sangre y, a través del torrente circulatorio, sean transportados a los lugares del organismo donde sean necesarios.

El intestino grueso es la última porción del aparato digestivo, integrado por el ciego, el colón y el recto. El ciego es la parte que comunica el intestino delgado a través de la válvula ileocecal, y en la que se encuentra el apéndice. El colón se subdivide en cuatro secciones: colon ascendente, el transverso, el descendente y el sigmoide. La función básica del intestino grueso es la absorción del agua de los líquidos que no han sido asimilados en el intestino delgado y también los electrólitos. Además almacenan las sustancias sólidas de desecho hasta que son excretadas.

El páncreas está situado detrás del estómago y resulta imprescindible para la vida. Su fisiología se centra en la secreción de sales alcalinas con el objeto de poder neutralizar los ácidos del estómago, así como las enzimas necesarias para la digestión. Por otra parte desempeña un papel decisivo en la producción de hormonas.

El hígado es el órgano mas grande del cuerpo. Su peso es de 1.5 Kg. aproximadamente. Su principal función es la secreción de bilis, una solución líquida y viscosa indispensable en la emulsión y absorción de las grasas.

La vesícula biliar se encuentra bajo el hígado y sujeta a éste, sirve para almacenar la bilis. La bilis, producida por el hígado, pasa a la vesícula biliar a través de un pequeño tubo llamado conducto cístico. Las paredes musculares de la vesícula biliar absorben el exceso de agua y, cuando es estimulada, se contrae y manda la bilis concentrada a través del conducto biliar hasta el intestino delgado, donde ayuda a la digestión.

About these ads
 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: